Persecución, consejos alimentación, prejuicios y extinción.



CONSEJOS SOBRE ALIMENTAR A LAS PALOMAS

Para la comida, las palomas se basan en nuestra generosidad y formas de desperdicio. En interés de la paloma es importante no tirar la comida en lugares prohibidos, tales como la estación de tren, gasolineras...etc. Si lo haces, atraerás a una gran bandada y la atención consecuente y adversa de las autoridades que pueden y van a actuar en detrimento de las palomas.


Sitios seguros son los espacios abiertos y parques. Lo mejor es no alimentarlas cerca de carreteras pues  se verán tentadas a seguir las migas perdidas y serán atropelladas. Si se puede, deben alimentarse con maíz mezclado con más semillas  (las tiendas de animales...sino siempre queda el pan y el arroz, este último más económico y mejor pues nos permite darlas más gramos al mismo precio). Es nutricionalmente superior (el pan les causa desnutrición como es lógico)  y se consume rápidamente con un menor riesgo de restos que animan a las ratas y  generan más antipatía.

La alimentación será apreciada especialmente en los meses de invierno, y el agua debe estar siempre disponible en los jardines como para las demás  especies que deben poder beber libremente y disfrutar de un baño.

Es un conflicto, en principio un buen ecologista no las alimentará pero esto ya depende de cada uno. Si lo haces tendrás que hacerlo bien, con discreción y aprovechando para educar en el respeto.


PERSECUCIÓN

Para apreciar y entender las palomas como criaturas sensibles que conviven con nosotros en lugar de verlas  como un "problema", es útil saber algo de su pasado. Su antepasado salvaje, la paloma bravía, vivió una vida difícil anidando en acantilados o cuevas, evitando feroces halcones  y gaviotas, alimentándose en la costa y el interior,  soportando condiciones climáticas extremas, lo cual creó, a lo largo de los siglos, un ave muy inteligente e ingeniosa.


Lamentablemente, ya en época romana, la gente reconoció la oportunidad de abusar de la paloma bravía y las robó de su hábitat natural para mantenerlas en lugares confinados de cría. Todavía se pueden ver ejemplos medievales de estas estructuras cilíndricas en las que se criaron pichones para la carne de invierno.

Sin embargo, cuando las prácticas agrícolas cambiaron, la mayoría de los palomares se abandonaron y huyeron muchos pájaros. A pesar de ser semi-domesticadas y criadas con las variaciones de plumaje de varios aparte del olor gris azulado, como blanco en la rabadilla y dos barras de ala negro, muchos de estas  aves eran todavía tan adaptables como sus primos de la costa. Se refugiaron en la ciudad, y aprendieron a monopolizar en los hábitos de despilfarro de los seres humanos.

Hasta que hace poco eran tolerados. Samuel Pepys menciona que se negaron a abandonar a sus crías durante el Gran Incendio de Londres. Pero como el hombre se ha hecho más extravagante con los alimentos, la población de palomas se ha incrementado.

Los seres humanos están siempre ciegos a sus propios defectos, prefiriendo siempre a condenar a otra especie para situaciones directamente provocadas por indolencia o negligencia. Como resultado  la paloma, simplemente aprovechando la situación, al igual que todos nosotros, de una posibilidad de sobrevivir, es perseguida por una ley que permite a las autoridades locales  reducir su número mediante extremas y violentas medidas.


SACRIFICIO

Todos los métodos de sacrificio implican crueldad y son un mal uso de fondos porque todo lo que se logra  es un vacío temporal que puede ser llenado por otras palomas de áreas circundantes. Después de un sacrificio, hay más alimentos disponibles para las restantes,  y las palomas son muy aptas para reproducirse y  no sucumbir a la mortalidad infantil. Con estas ventajas se pueden reponer sus números en un grado asombroso, volver a ser el chivo expiatorio de la ineficiencia, y las víctimas de las prioridades equivocadas y el desperdicio de recursos.
Una población de palomas se estabilizará a una tasa de densidad que la disponibilidad de alimento pueden sostener a la bandada. Cuando se alcanza ese punto, los padres menos robustos que no se reproducen y las pérdidas naturales tienden a estabilizar los grupos. Así que, básicamente, si se deja los grupos, éstos no crecen hasta el infinito, se autorregulan sin la brutalidad innecesaria de drogas, la cetrería, trampas y armas de fuego.

Si su presencia es no deseada está justificada, el único método seguro (y más humano)  de disuadir a los oportunistas emplumados es reducir la cantidad de residuos que producimos y la red de sitios de percha. Mientras se mantiene la malla no deben sufrir las palomas, y el grupo será más fuerte y más resistente a las enfermedades. Esta solución es más barata, permanente y no emplea ejércitos de mercenarios que envenenan la mente del público  mal informado con  alarmista propaganda sólo para garantizar un salario fácil.

Hay demasiadas personas que aceptan esta ridícula indiferencia por la vida y el dinero, porque prefieren creer a los "expertos" que tienen un interés financiero en la promoción de los mitos deplorables sobre estas aves.

Lo que cualquier veterinario honesto le dirá es que las palomas no son  un riesgo para la salud humana que cualquier otra ave o animal, y es dudoso que cualquier brote de enfermedad pueda ser rastreado hasta las palomas. Otro mito común es que los excrementos de palomas corroen los edificios, pero estos excrementos son ni ácidos ni alcalinos y no puede corroer los materiales de construcción. Pero las palomas son un blanco conveniente visible para cualquier persona que prefiere echar la culpa a ellos en lugar de dióxido de azufre de escape de los automóviles y la lluvia ácida.

EXTINCIÓN

Contrariamente a las nociones populares, las palomas no tienen pulgas, que pican a los humanos. Es el anfitrión de ciertos parásitos, como todas las criaturas salvajes, y ni siquiera el devoto más histérico de higiene querría todas las especies desaparecieran porque albergan unos pocos piojos. De hecho, las palomas sólo ocupan algún reducto para anidar en algunos rincones de nuestros pueblos y ciudades, de los que son condenados a muerte por una raza que tiene irremediablemente contaminado todo el planeta, los océanos, e incluso el propio espacio.

Así que, ¿ estamos realmente justificados al etiquetar a la paloma como un elemento destructivo? Otro dato desagradable sobre su asociación con el hombre consiste en que ya miembros de su numerosa familia, los columbiformes, han sido llevados a la extinción. Todos estamos familiarizados con la imagen del dodo, pero ¿cuántas personas se dan cuenta de  fue en realidad una paloma? La  Passenger Pigeon or Wild Pigeon fue contada por ser el ave más numerosa del mundo hasta este siglo cuando el último murió en un zoológico.

Para ser justos, tenemos una deuda con las palomas, si sólo como un medio de corregir un terrible mal ya causado. Antes de estereotipar y marcar como 'bichos' a ninguna criatura, vamos a aprender a considerarnos, no como el dispensador de dominante y todopoderoso de la malevolencia o misericordia, sino como prójimo que muestra el mismo deseo de preservar nuestra existencia en un estado en equilibrio con la naturaleza.
Ectopistes_migratorius(s.XVIII)


Su historia:  
La paloma migratoria (que también me parecen preciosas), una lástima que se extinguieran en 1900.

Esta paloma (que era el ave con más individuos de norteamérica) de extinguió en 1900 debido a (como no), la caza a la que sometieron la personas. Primero por su carne y después porque se comían los cultivos. Incluso en la wikipedia tienen una foto de la última paloma . La última paloma migratoria salvaje del mundo murió porque un niño se lió a tiros con ella. Es una pena que un animal así se extinga, y hace solo 100 años.
Esta especie es una de las que más pena me ha dado que se extinguiera, su historia es simplemente horrible. Intentaron salvar la especie de la extinción, pero no tuvieron éxito. En 1986, solo quedaba un centro de cría para repoblarlas, y unos vándalos asaltaron el centro y mataron a todas las palomas (250.000 palomas migratorias en un solo día) y abandonaron los huevos, las palomas matadas las intentaron vender, pero el tren que las transportaba descarriló y todas las palomas se quedaron esparcidas por el suelo...

(por Vencejo Palomas)


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por un artículo tan sensato. Cuando yo era pequeño, mi vecina criaba palomas. Y su casa no estaba llena de piojos, ni excrementos. Ni tampoco nos ensuciaban ropa, marcos de ventanas ni coches a los vecinos. No más de lo tolerable, vamos. Así cómo mi perro, que aunque ahora esté de moda (y bien que así sea) las heces, algo queda siempre.
La gente está enferma. Quieren creer que una paloma es cómo una rata, pero en su vida no han pasado de ver un minúsculo ratoncillo

mis amigas las palomas dijo...

bravo por tus palabras! nos encantaron. son muy sabias <3 el apoyos es vital, te lo agradecemos!