Ácaros en aves (pico, patas, cuerpo)

índice
  1. Consideraciones generales
  2. Ácaros de las patas
  3. Ácaros del pico
  4. Ácaros de las plumas
  5. Ácaros de la tráquea 
  6. Garrapatas
  7. Productos

1- Consideraciones Generales 

Vamos a hablar de los ácaros, pequeños seres de ocho patas de adultos (arácnidos), por tanto, ahondamos desde el artículo sobre los parásitos externos y de alguna forma los internos

Vamos a tratar desde los que pueden ser invisibles hasta lo que son pequeños pero pueden verse a simple vista o verse como diminutos puntos que se mueven y que vive en la piel o el gigante,  la garrapata famosa también lo es y por tanto, tendrá un espacio en este artículo.

También aquellos que no podemos ver, que se alojan en la tráquea. 

Los más habituales en las aves domésticas son los ácaros de las patas seguidos de los del pico (son los mismos en realidad) y los traqueales y muy poco habituales son las garrapatas. En las aves silvestres los ácaros de la pluma.

No entramos en este artículo en describir cada especie de ácaro pues lo consideramos poco importante, y recordamos que sino se ven simple vista el diagnóstico se realizaría vía raspado cutáneo y visión en microscopio. 

Vayamos de uno en uno.
  • Ácaros de las patas
  • Ácaros del pico
  • Ácaros de las plumas
  • Ácaros de la tráquea 
  • Garrapatas
De nuevo recordamos que no hemos de entrar en pánico puesto que los ácaros son seres muy habituales en nuestra vida cotidiana como son los ácaros del polvo que viven de comer piel humana en nuestros hogares. También si viven en nosotros mismos como es el caso del ácaro que causa la sarna. Como afecciones principales al hombre tenemos los ácaros que causan alergia que son los del polvo y los de la sarna, normalmente transmitidos por gatos o perros. En el caso de los ácaros de las aves, no tienen incidencia significativa sobre la salud del animal humano. 

Para todos ellos el contagio es por acceso directo al ácaro como son escamas contaminadas o de contacto ave a  ave o recogida del ave desde el medio ambiente. 

Por tanto, no sólo prestaremos atención a tratar las aves afectadas, sino que desinfectaremos todo su hogar (perchas, camas, suelo...) puesto que hay ácaros que viven sobre el ave y otros que viven en el entorno aunque se alimenten del ave o sus derivados además de ser una fuente de contagio como hemos dicho el propio entorno contaminado. Normalmente sobre el ave se utiliza un tópico, oral o inyectable y
sobre el entorno producto en spray. 

Una vez detectemos 1 ave con ácaros:
  •  El ave pasa a enfermería y se separa de las demás. 
  • Se desinfecta todo el aviario / palomar / gallinero o según la instalación con producto acaricida. Si es bio puede utilizarse con los animales dentro, sino han de evacuarse. 
  • Se valora una muestra del 15% de individuos para decidir si toda la bandada necesita ser sometida a tratamiento acaricida. 

2- Ácaros de las patas

No son muy habituales en palomas pero si en desgraciados pájaros mantenidos en jaulas como canarios, periquitos y también en las normalmente mal cuidadas gallinas. En palomas se da algún caso al año pero es muy infrecuente. Es un ácaro que no se ve a simple vista pues es microscópico.

www.casaval.net


El primer síntoma es notar  son las patas escamosas, con bultos, regruesados o lesiones. No confundir con las escamas más toscas que adquieren las aves con la edad en las patas. Las aves afectadas sufren pues  sarna cnemidocóptica.

Se trata de un tipo de ácaros  que pasa todo su ciclo vital en al ave (larva, ninfa, adulto), invadiendo los folículos epidérmicos, lugar donde se alimenta de la queratina epitelial y sitio escogido para anidar. Las hembras no ponen huevos, se trata de una especie vivípara que pare sus larvas en las galerías que forman tras penetrar la barrera cutánea, y completa el ciclo en unos 21-27 días. Una vez instaurado el ácaro en el ave, su actividad y la liberación de metabolitos al folículo causa una irritación crónica y una producción de exudado sólido que dará lugar a hiperqueratosis, es decir, proliferación cutánea anormal. A más daño en patas, más tiempo lleva ahí la infección por ácaros. Además si es muy molesto pueden picarse así misma y dañarse aún más. 

Unas patas sanas están del color habitual del ave, brillantes y sin rugosidades. 
Las patas requieren sus cuidados :) deben ser rojas y estar hidratadas. 




Las patas tienen enemigos pues que les martirizan y que son algunas especies de ácaros que se instalan en los intersticios de las escamas atormentando a las aves día   y noche, y de los que las aves tratan de librarse dando bruscas patadas al aire y rápidos zapateos sin conseguirlo hasta que les demos un tratamiento  adecuado al efecto. 


La invasión de ácaros de las patas se confirma analizando un análisis de un raspado de la piel de una zona inflamada y modificada pues no se ven a simple vista.

Un baño regular con agua clara - como mínimo una vez a la semana - protege las palomas contra la invasión de ectoparásitos. Recordad que las palomas se bañan sólas.

Estos son más frecuentes en aves como el canario o gallinas, no en columbiformes donde la incidencia de estos ácaros de las patas es baja. El contagio es vía suelo, un ave pisa la escama contaminada por ácaros de otra, y el ácaro sube al nuevo hospedador que no estaba contaminado. 

Canario. www.canariculturacolor.com
 
Canario. foandaluza.com
Gallina. gallosfinos.org
Se aprecia muy bien la hiperqueratinosis


Tratamiento:
  • Podemos encontrar varios productos para tratar este problema  (veterinario): avermectinas sistémicas (ivermectina, moxidectina, selamectina ...), en dosis que varían según peso, edad, y condiciones particulares de cada individuo, siendo necesario repetir al cabo de unos 14-20 días (tiempo estimado del ciclo del ácaro). No debe descartarse una tercera dosis.
  • Los sprays y pulverizadores no tienen mucha efectividad al tratarse de un ácaro arador, su localización es demasiado profunda para que surtan efecto. En ocasiones, si el ave se encuentra demasiado débil, puede aplicarse la terapia directamente sobre las zonas afectadas, previa eliminación de las costras.
  • la aplicación en las patas de aceite de árbol de té o incluso de oliva, pueden resultar de gran ayuda. El aceite no resulta tóxico, suaviza las lesiones dérmicas, y puede penetrar cuando estas vayan remitiendo al interior del folículo, "ahogando" a la siguiente generación. Es, no obstante, una ayuda, nunca una terapia única. Se recomienda tambíen povidona yodada seguida de crema hidratante pero no hemos verificado su eficacia. 
  • Nuestra recomendación:
    • Selamectina: pipeta en nuca. Este producto nos sirve para desparasitar interna y externamente pues se absorbe vía cutánea y distribuye por el cuerpo entero. Posología: 6-12 mg/kg tópico separado dos semanas. 
    • Fipronilo: pipeta en nuca.  Desparasitador externo. Posología: 7,5 mg/kg tópico.
    • Ivermectina: interno/externo según aplicación. Posología: 0,2 mg/kg intramuscular, subcutáneo o posología oral. Cuidado con toxicidad en sobredosis. Para vía tópica sobre la piel afectada sobre la piel, 0,4-20 mg/kg.
    • Para facilitar la acción de los acaricidas realizar lavado de patas con agua caliente, jabón y aplicar aceite sino vamos a utilizar acaricida tópico directo en patas. No recomendamos levantar escamas a mano ni con productos corrosivos por su peligrosidad. 

Tabernil pomada acaricida-regenerador epitelial. Es unan solución pobre y algo agresiva esta pomada, no muy utilizada por profesionales que dispongan de mejores productos para su tratamiento. Es corrosiva. Igualmente otras mezclas que se utilizan para descamar antes del tratamiento.
Esta pomada ayuda a acabar con los aceros y a regenerar la zona afectada lo antes posible.
Entre sus componentes y la accion que desempeñan podemos destacar las siguientes:
- Azufre y pelitre: accion antiparasitaria.
- Acido salicilico: accion antiseptica.
- Dexamentasiona: accion antiinflamatoria.
- Benzocaina: accion anestesica.
- Vitamina A: accion regeneradora.


3- Ácaros  del pico

Realmente se trata del mismo ácaro que hemos tratado en el apartado anterior si bien no es común tener ambas partes del cuerpo afectadas a la vez: 
  • En canarios, frecuente en patas. 
  • En periquitos, más frecuente afectación del pico. Se aprecian rugosidades  en la cera, también cerca de los ojos, deformación incluso del pico.
  • En palomas, ninguno. Si existiera se aprecia en la cera rugosidad leve y tono más grisáceo.
  • En gallinas, las patas. Nunca tuvimos caso de ácaros en pico. 



Las lesiones suelen comenzar por la comisura del pico y a medida que la enfermedad avanza va afectando a los parpados nariz o cera, como capas blanquecinas de costra que en la mayoría de ocasiones van acompañadas de picores. Los ácaros van escavando túneles causando deformidad en el pico o una falta de crecimiento en el pico.

Por tanto el tratamiento y protocolo es idéntico salvo que el lavado de pico no se realiza.  Suelen ser más molestos y dañinos que los de las patas pues pueden deformar el pico y molestan ojos y narinas. 

4- Ácaros  de las plumas


Estos ácaros de muchas especies son visibles por el ojo humano y viven en las plumas toda su vida alimentándose de la piel y sangre. Nuevos estudios están valorando si sacarlos de la clasificación parasitaria para incluirlos en simbiontes pues quizás las aves obtenga beneficio de su presencia pues limpia de residuos las plumas, así como eliminan bacterias y hongos. Esto habrá que estudiarlo en más detalle. 







Ácaros  de la tráquea 

Garrapatas



Pata rota
Parásitos externos
Parásitos internos

Referencias:
ultima revisión: 02/10/2020




No hay comentarios: